El Apagón

081ef834de66d481f0ba7c9fa1ab9d13


Hoy en gran parte de Montevideo hubo un apagón por una falla eléctrica. Aproveché ese momento para experimentar vivir unas horas desconectada de los aparatos.

El silencio es lo primero que impresiona: ya no se escucha el motor de la heladera, ni la tele del vecino, ni el taladro de la obra de la esquina. Todo parece detenerse.

Sin luz no había internet, por lo cual salí de la computadora para realizar otras tareas. Recordé como era cuando era chica que no teníamos tantas distracciones, dentro de las casas hacíamos tareas simples como leer, ordenar, conversar, barrer, doblar ropa, y no había esa sensación que nos persigue ahora de “tener que terminar esto rápido para poder hacer aquello otro.”

 

Amo la tecnología, el internet y todas sus posibilidades, pero el apagón me hizo recordar la tranquilidad que se siente al tener menos opciones, menos distracciones. No hay ningún apuro, no me estoy perdiendo de nada en ningún lado.

Así como en la alimentación de vez en cuando hace bien ayunar, también me gustaría incorporar la práctica de ayunar de tecnología, aunque sea unas horas a la semana, y así ver que otros mundos posibles aparecen. Como si un artista que pinta hace años con los mismos colores de pronto se animara a cambiar de paleta, permitiéndose explorar otros universos.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Anuncios

Afeitadora sin plástico

DSC_0941.JPG

Ya que Julio es el mes sin plastico voy a aprovechar para contarles de algunas de las maneras que lo evito.

Si te depilas o afeitas (no todos lo hacen y eso también está genial):
¿Has notado cuántas afeitadoras de plástico usas y lo poco que duran?

Seguramente todas las afeitadoras descartables que hemos usado en nuestra vida aún estén ahí, en fragmentos que no se degradan en la tierra o algún océano.

Hace unos meses compré una afeitadora de las antiguas (aunque ni son tan antiguas) en la Feria de Tristán Narvaja, junto con una cajita de hojas de afeitar alemanas con un diseño vintage muy lindo. En total gasté $140 pesos uruguayos.
Antes de usarla la desarmé y la puse a desinfectar en agua tibia con una cucharadita o dos de bicarbonato de sodio. También pueden usar lavandina, si tienen. Luego la repasé bien con una esponja.

Mi experiencia con esta afeitadora para depilarme ha sido genial. Las hojas duran mucho más que las de las afeitadoras de plástico, y se pueden usar de los dos lados. Son también más fáciles de limpiar (las de plástico se llenan de pelitos que la atascan enseguida).
Una hoja de afeitar te puede durar meses dependiendo de cuánto la uses, o si alternas otros métodos como cera o máquina eléctrica.

La primera vez que la uses cuida la presión, ya que podrías lastimarte con una hoja nueva si no encuentras el ángulo adecuado. Luego que la conozcas no tendrás problema. Eso sí, para no irritarte tienes que usarla con agua y jabón, o aceite de coco, en la superficie de piel que vas a rasurar.

Un problema que presentan es que, al haber caído en desuso, ya no venden hojas de afeitar en todos lados. En Uruguay se pueden encontrar de la marca BIC en farmacias. Quizás en algún supermercado grande también hayan. También se pueden comprar muy baratas en E-bay o Amazon.

Luego que las hojas de afeitar no sirven más, se pueden tirar al contenedor de reciclables, aunque dudo que las reciclen por su tamaño. Sería interesante saber si se pueden llevar a algún lugar para que las reciclen, quizá después de juntar varias en un frasco. De todas formas es preferible una pequeña hoja de metal (que se va a biodegradar en menos de 10 años) a su equivalente en plástico (de 100 a 1000 años).

¡Este cambio de hábito ha sido de los más fáciles que he hecho!

 

 

 

 

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Los “Percheros Solidarios” llegan a Uruguay

Aprovechando la llegada del frío, la organización Emaus tuvo la genial idea de colocar “Percheros Solidarios” en algunos puntos de Montevideo, para que quienes necesiten un abrigo puedan llevarlo gratis, y a quién le sobre uno pueda dejarlo.

El primer perchero se encuentra en la esquina de Ponce y Silvestre Blanco.
“Muchos vecinos han repuesto ropa cuando ven que ya no hay más y nosotros, desde Emaus, también reponemos cada tanto”, dice al diario El País Luis Denis, trabajador del grupo Aportes de Emaus. De acuerdo los planes, se van a colocar tres percheros más, y si la iniciativa funciona volverán a ponerla en funcionamiento en el futuro.
“La idea es dejar los percheros durante todo el invierno y si la gente los respeta y colabora, poder volver a colocarlos el año que viene y a ampliar el número de percheros”. Todavía están definiendo dónde se van a colocar los otros tres este invierno, pero lo más probable es que uno se ubique en la Plaza Seregni.

Por su parte, una comerciante del Centro decidió hacer algo similar en la entrada de su local ubicado en Ejido y Cerro Largo. Allí se encuentra colgado un cartel con la frase: “¿Tienes frío? Toma uno. ¿Quieres ayudar? Pon uno”. Debajo hay unos percheros donde las personas pueden donar y retirar ropa.

“The street store” una experiencia a imitar

Esta iniciativa tiene precedentes en un movimiento que nació en Sudáfrica llamado “Street store” (tienda callejera), el cual es un proyecto social que busca principalmente el relacionamiento entre las personas sin hogar con el resto de la sociedad.

Con la ‘Street Store’ la gente simplemente se acerca, cuelga sus prendas en el lugar indicado y se va, luego los sin hogar tienen la oportunidad de acercarse y escoger lo que necesitan y les gusta, tal cual es ir de compras. Esta idea tuvo un increíble éxito internacional, replicandose en países como Bélgica, Malasia, Canadá, Brasil, Colombia, Mexico entre muchos otros. En algunos de ellos incluso también se sumaron propuestas como cafés solidarios y cortes de pelo.

Proyectos similares en Argentina: Feria “Frío cero” y “Heladera Social”

En Buenos Aires recientemente la organización Red Solidaria lanzó el programa “La Heladera Social” y la “Feria Frío Cero” destinados ambos a las personas en situación de calle. “Nos preguntábamos qué necesitaban las personas y pensamos en que la solidaridad se entienda como un par y no en forma vertical”, dijo Racu Sandoval, coordinador de Red Solidaria.
Lo que se busca con la heladera social (que arrancó en Tucumán hace poco más de un mes y ya se entendió a 10 provincias) es que puedan comer una vianda, como cualquier oficinista, y ahorrarles lo que significa revolver la basura. En la fila hay gente como Raquel y otros tantos que viven en la calle y duermen en el hall de algún banco, al lado de los cajeros automáticos. “Hay un momento en el que la gente que está en esta situación se nos torna invisible, se nos hace parte del paisaje. La idea es que todos, tanto los que tienen bares por acá como cualquiera en su casa, puedan separar algo de lo que ellos mismos comen o venden y traerlo”, dice Racu Sandoval, coordinador de la Red Solidaria.

 

Fuentes consultadas:
http://www.clarin.com/sociedad/Percheros-solidarios-movida-Plaza-Mayo_0_1549045563.html
http://www.portaltnu.com.uy/video.php?vid=2468
http://www.elpais.com.uy/informacion/instalan-percheros-ropa-calle-combatir.html

 

Reto minimalista: Menos cosas, más experiencias.

En mi camino por vivir una vida más simple y centrada en experiencias en vez de cosas, empecé a deshacerme de todo lo que no necesitaba, ya sea reciclándolo, regalándolo, transformándolo, o si no tengo otra opción, tirándolo.

Me di cuenta que de esta forma vivo más cómoda, ya que encuentro todo mucho más rápido, tengo que limpiar menos y además soy conciente de lo que tengo en mi casa, no teniendo que comprar de nuevo objetos o comida que ya tenía por olvidarme que los tenía.

Si ustedes también quieren tomar control de sus posesiones (y no al revés), les propongo un reto: sacar 5 cosas por semana. Para ayudarlos, les sugeriré cuales pueden ser, pero también pueden sacar las cosas que ustedes consideren. Si tienen dudas sobre algo pueden preguntarse: este objeto me hace felíz al verlo? o… si tuviera que pagar por esto lo haría? si la respuesta es no, entonces seguramente ese objeto deba salir de sus casas.

Hoy por ejemplo, me deshice de casi todos los imanes de mi heladera, que además de no servirme, contaminan la visual.imanes.jpg

Les dejo las sugerencias de esta semana, y si quieren saber más sobre minimalismo aplicado a la vida pueden leer mi otro post aquí
También pueden ver las 5 cosas de semanas anteriores aquí y aquí.

cabecera-07.jpg