Actuar desde el Amor: el camino más corto al Ser.

“Ningún camino lleva a ninguna parte, pero uno tiene corazón y el otro no. Uno hace gozoso el viaje, mientras lo sigas, eres uno con él. El otro te hará maldecir tu vida. Uno te hace fuerte, el otro te hace débil. Elige un camino con corazón”

Las enseñanzas de Don Juan – Carlos Castaneda

Hace algunos años empecé el proceso consciente de quitar todo lo innecesario en mi vida, reducir lo más posible mis posesiones, todo lo que fuese accesorio en mi estilo de vida, en mi alimentación, en mis relaciones, en mis actividades. Simplificar, simplificar, simplificar.

A veces los procesos los iniciamos de afuera hacia adentro, a veces de adentro hacia afuera, y a veces todo sucede al mismo tiempo. El caso es que me di cuenta que en mi interior también cargaba con muchos conceptos, muchas ideas de como debía ser la vida, el amor, el trabajo ideal y también necesitaba simplificarlas.

Aprendí así, luego de varios intentos, que todo se reduce a una cosa: hagas lo que hagas, que sea desde el corazón, que sea con amor. Cuando haces algo con amor, nada puede salir mal, aunque todo parezca salir mal. Al final era lo mejor que podías hacer, no actuaste por miedo, por conveniencia, por obligación, ni influido por las creencias de otros, sino que hiciste lo que tu corazón te dijo. Entonces, ¿el resultado podría haber sido otro? ¡No! Era lo mejor que podía suceder.

Reverencio a aquellos que actúan desde el amor, y no se apegan a los resultados.
Ese es para mí el verdadero significado de Ser.

En ese camino estoy, recordándome a cada paso que suceda lo que suceda yo solo puedo elegir lo que mi corazón me pide hoy, y lo demás se lo tengo que dejar al Universo.

Ese “Se lo tengo que dejar al Universo” suena muy sencillo pero es la parte que más me cuesta, cuando hago algo, así sea lo que mi corazón más me pide, casi siempre estoy pensando en los resultados. “¿Y si hago esto y pasa tal cosa?” O, “Voy a hacer esto que tanto quiero, y de seguro después pasa tal cosa”. O lo peor, cuando hago algo, con todo el esfuerzo que a veces me llevó hacerlo, como dejar un trabajo muy importante, y luego no sucede lo que idealmente creía que tenía que suceder, entonces me frustro, me culpo por no hacer lo suficiente, y me desilusiono del mundo, me enojo con esta realidad tan complicada. ¿Por qué no es tan sencillo como era en la escuela? Hacías bien tu tarea, y la maestra te premiaba a la clase siguiente.
Bueno, así no es como funciona la vida. O sí, pero a veces muy a largo plazo y de formas rebuscadas.

Es cierto que las decisiones que tomes desde el corazón siempre te van a llevar a un lugar mejor, pero también siempre te van a llevar a un lugar desconocido, y eso es aterrador.
Cuando actuamos desde el miedo, repetimos una y otra vez lo conocido, porque nos da seguridad, pero un buen día nos aburrimos, nos sentimos vacíos. Cuando actuamos desde el amor, desde el Ser, nuestra vida se llena de significado, trascendemos barreras, crecemos, nos adentramos en la aventura de la vida, que no es lineal, ni mecánica y que en muchos aspectos es un misterio.

El próximo paso será entonces amigarme con lo desconocido, con la incertidumbre y con la confianza de que pase lo que pase, es perfecto, aunque aún no lo entienda.
La única garantía que tengo es que actuar desde el amor es lo más auténtico y honesto que puedo hacer, y es el camino más corto hacia mi propio ser.

¿Alguna vez te sentiste así? ¿Hay algo que quieras compartir? ¿Algo que tu experiencia de vida de haya enseñado sobre esto? ¡Me encantaría leerlo!
Anuncios

Compra menos, elige bien, hazlo durar.

compra menos-01.jpg

Se calcula que cada 10 minutos se descartan en el mundo 6 toneladas de ropa.

Hablamos de moda en el contexto de la semana de la Fashion Revolution, aunque estas palabras podrían aplicar para cualquier forma de consumo, todos los días.

Algunas estadísticas a tener en cuenta:

> Se estima que 5% de los desperdicios en los tiraderos son textiles.
> 90% de los desperdicios textiles son reciclables.
> 85% de los desperdicios textiles van directamente a los basureros.
>La industria textil es la segunda más contaminante, provoca al menos un 20 por ciento de la contaminación acuífera. El daño inicia desde el momento en que elabora la prenda y continua cada vez que se lava en casa.

 

Guía para reducir el plástico

Hoy me encontré con esta guía navegando por internet y decidí traducirla porque me pareció super útil.

plastic-detox-01

Hace meses vengo practicando casi todos los puntos que aparecen allí, y aún estoy aprendiendo nuevas recetas para cocinar todo en casa, incluso hago la mayoría de mis cosméticos y productos de limpieza, como por ejemplo la pasta de dientes con aceite de coco.

Al principio parecía complicado, pero a esta altura ya me resulta súper fácil. Lo que más me costó fue vencer la verguenza de ir a un comercio o puesto en la feria y pedir que me pongan en frascos o bolsas de tela lo que habitualmente lleva plástico o papel (pan, coco rallado, aceitunas, pasas de uva, frutos secos, etc.). Estamos acostumbrados a hacer las cosas de una forma y la mente se resiste a cambiar de hábitos, más si esto involucra pedir algo a los demás.
Es verdad que al principio los vendedores se sienten descolocados, pero a la próxima ya se acostumbran, la mayoría ni pregunta por qué e incluso algunos te felicitan (además la gente que está alrededor también se queda pensando). En estos tiempos todo el mundo de alguna forma entiende que es importante cuidar el medio ambiente.
La verguenza inicial se transformó en un sentimiento de que estoy haciendo algo que está bueno para mí y para el planeta, así que lo hago con amor y paciencia. Cada bolsita que le ahorro al planeta, por más chica que sea, es un pequeño logro para mí. Por otra parte, estoy allanando el terreno para cuando más personas empiecen a rechazar el plástico, creo que así como muchas personas inician dietas sin productos de origen animal en un futuro no muy lejano la gente empezará a rechazar también el plástico como estilo de vida.

He descubierto que el plástico me acecha por todos lados, en un día de compras la frase “no me pongas bolsa por favor” está entre las más usadas después de buen día y gracias.

De los cambios más importantes que he hecho para reducir el plástico, fue poner un filtro de agua en la cocina. Reduce el plástico de los bidones de agua que compraba y además siempre relleno la botellita de agua de vidrio que llevo a todos lados.

También llevo mi propia taza a la universidad para tomar café o té (y una cucharita), y siempre llevo una bolsa de tela en la mochila, porque nunca falta oportunidad de usarla.

Otro cambio importante para reducir residuos fue usar servilletas de tela en casa, ok, no es plástico, pero son recursos innecesarios que se gastan (y las servilletas vienen envueltas en una bolsa). Basta con tener siempre servilletas limpias para reponer y extras para los invitados y listo. No hemos vuelto a comprar servilletas ni papel de cocina.

Si tengo que comprar algo envasado prefiero que sea en frasco de vidrio aunque salga un poco más caro. Luego reutilizo los frascos o los regalo en Si lo venís a buscar es tuyo, ya que siempre hay gente que los necesita.

Ahora estoy limpiando los pisos y el baño con agua y vinagre. A veces uso bicarbonato para algunas cosas. Lo más difícil de eso es desacostumbrarse a los productos convencionales, por el aroma y la espuma. Te da la sensación de que si no queda olor rico no limpia, pero el vinagre y el bicarbonato sí que limpian, desinfectan y además no contaminan el agua ni son peligrosos para nuestro organismo y piel.

Reducir el plástico no sólo es bueno para el medio ambiente y los animales, también supone una reducción de recursos innecesarios y de energía, energía que se necesita para crear ese plástico y para deshacerse de él, creo que cuanto menos objetos necesite en mi vida ésta será más simple y así podré disfrutar mejor de las cosas que verdaderamente importan.

Para terminar les dejo una frase de Bea Johnson: “Cada vez que compras algo empacado o compras un producto desechable, estás tirando un pedazo de tus sueños a la basura, porque compras algo que está diseñado para ser desechado, así que literalmente estás invirtiendo tu dinero en el basurero. Y cuando reemplazas esas cosas con alternativas que puedes reutilizar y reutilizar, pues dejas de tirar tu dinero, y por lo tanto puedes usarlo para hacer cosas más significativas para ti.”. Entrevista completa aquí.

Si se les ocurre otra idea para reducir el plástico no duden en compartirla!

Un abrazo

Mel

 

Guardar

Pasta dental casera

En esta entrada les voy a contar como hacer pasta de dientes casera, la misma que uso yo hace unos cuantos meses.
La pasta dental industrial tiene muchos ingredientes cuyos efectos sobre la salud desconocemos, entre ellos el fluoruro, que podría llegar a ser perjudicial en grandes cantidades (estamos consumiendo muchas pequeñas dosis a diario), además de el Lauril Sulfato de sodio (lo que hace espuma), el Triclosán, y otros ingredientes químicos que ni siquiera podemos pronunciar.
La boca es un área muy vascular, absorbemos todo lo que exponemos a nuestras encías en nuestra sangre y sin un sistema de amortiguación de por medio como existe en el proceso digestivo.
Otra desventaja es que viene envasada en un pomo+una caja, este pomo no se puede reciclar, al estar compuesto de 2 materiales (75% de plástico y un 25% de aluminio).
La pasta que les propongo tiene solo 3 ingredientes (o 2 si la quieren hacer más simple aún) y presenta varias ventajas:

  • Es fácil de hacer
  • Es más barata que la comprada
  • Tiene ingredientes naturales y comestibles
  • Reducimos los residuos
  • Tiene consistencia pastosa

Ingredientes
– 3 cucharadas de aceite de coco
– entre 1 y 2 cucharadas de bicarbonato de sodio (probar cual dosis te resulta mejor)
– Aceite esencial de menta (opcional)

Otras opciones para agregarle a la mezcla:
– Esencia de Arbol de Té por sus propiedades antibacteriales.
– Alga espirulina, ayuda a mineralizar los dientes.
– Gotas de tintura o extracto de propóleo: propiedades antibacteriales y refuerza sistema inmunológico.

ingredientes.jpg

El aceite de coco entre muchas otras cosas, tiene propiedades antibacteriales, antivirales y antimicóticas.
El bicarbonato de sodio ayuda a blanquear los dientes y a desinfectar. En muchas páginas de internet no se recomienda el uso excesivo de bicarbonato porque dicen que podría hacerle daño a la placa dental, pero hay estudios que dicen que no es perjudicial si se usa de manera apropiada, y que además es beneficioso. En el estudio se compara la abrasividad de el bicarbonato puro con otras pastas, y el resultado es que es mucho menos abrasivo, por ejemplo el bicarbonato tiene 7 de RDA (índice de abrasividad) y Colgate Total tiene 70 RDA.
Si aún así tienen dudas, pueden prescindir del bicarbonato, el aceite de coco solo también limpia. Incluso no tienen porque usar siempre pasta cada vez que se limpien, dependiendo de cuan sucios sientan los dientes, a veces se puede cepillar tan sólo con agua. Esto va a depender en gran parte de la alimentación, si comemos alimentos grasosos y ácidos vamos a necesitar ayuda en la limpieza, si comemos frutas o vegetales crudos sólo es necesario cepillar con agua.
El aceite esencial de menta es opcional, al principio está bueno usarlo para no cambiar tan radicalmente el sabor de la pasta que solíamos usar. Tiene que ser un aceite esencial que se pueda aplicar sobre la piel, NO los de hornitos aromáticos. Yo lo compré en una homeopatía.

 

Paso 1:
Poner todos los ingredientes en un platito hondo
DSC_0274.jpg

Paso 2:
Mezclarlos con ayuda de un palito o cucharita

DSC_0279.jpg

Paso 3:
Pasar a un frasco de vidrio.
Para usarla se unta en el cepillo con ayuda de una paleta, o se hunde un poco las cerdas del cepillo en la mezcla. No es necesario untar mucha cantidad. El cepillo se puede humedecer antes o después de poner la pasta.

DSC_0289.jpg

Como toda mi vida usé la pasta de dientes convencional, al principio me resultaba un poco extraño el sabor (es ligeramente salado por el bicarbonato), por eso fui intercalando el uso hasta que me acostumbré, y ahora no quiero volver a la pasta industrial. De hecho, el otro día volví a probar la pasta de dientes común, y me sorprendió el sabor fuerte de todos los químicos y saborizantes artificiales.

Esta pasta limpia perfectamente bien, es amigable con el medio ambiente y saludable para el cuerpo.

Les dejo además un video que ilustra bastante bien porque deberíamos reducir la cantidad de químicos que ponemos en nuestro cuerpo.

Cualquier cosa, no duden en comentar!

Guardar

Guardar

Guardar