Afeitadora sin plástico

DSC_0941.JPG

Ya que Julio es el mes sin plastico voy a aprovechar para contarles de algunas de las maneras que lo evito.

Si te depilas o afeitas (no todos lo hacen y eso también está genial):
¿Has notado cuántas afeitadoras de plástico usas y lo poco que duran?

Seguramente todas las afeitadoras descartables que hemos usado en nuestra vida aún estén ahí, en fragmentos que no se degradan en la tierra o algún océano.

Hace unos meses compré una afeitadora de las antiguas (aunque ni son tan antiguas) en la Feria de Tristán Narvaja, junto con una cajita de hojas de afeitar alemanas con un diseño vintage muy lindo. En total gasté $140 pesos uruguayos.
Antes de usarla la desarmé y la puse a desinfectar en agua tibia con una cucharadita o dos de bicarbonato de sodio. También pueden usar lavandina, si tienen. Luego la repasé bien con una esponja.

Mi experiencia con esta afeitadora para depilarme ha sido genial. Las hojas duran mucho más que las de las afeitadoras de plástico, y se pueden usar de los dos lados. Son también más fáciles de limpiar (las de plástico se llenan de pelitos que la atascan enseguida).
Una hoja de afeitar te puede durar meses dependiendo de cuánto la uses, o si alternas otros métodos como cera o máquina eléctrica.

La primera vez que la uses cuida la presión, ya que podrías lastimarte con una hoja nueva si no encuentras el ángulo adecuado. Luego que la conozcas no tendrás problema. Eso sí, para no irritarte tienes que usarla con agua y jabón, o aceite de coco, en la superficie de piel que vas a rasurar.

Un problema que presentan es que, al haber caído en desuso, ya no venden hojas de afeitar en todos lados. En Uruguay se pueden encontrar de la marca BIC en farmacias. Quizás en algún supermercado grande también hayan. También se pueden comprar muy baratas en E-bay o Amazon.

Luego que las hojas de afeitar no sirven más, se pueden tirar al contenedor de reciclables, aunque dudo que las reciclen por su tamaño. Sería interesante saber si se pueden llevar a algún lugar para que las reciclen, quizá después de juntar varias en un frasco. De todas formas es preferible una pequeña hoja de metal (que se va a biodegradar en menos de 10 años) a su equivalente en plástico (de 100 a 1000 años).

¡Este cambio de hábito ha sido de los más fáciles que he hecho!

 

 

 

 

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s