Minimalismo aplicado a la vida

Quizás lo primero que pensamos cuando escuchamos hablar sobre minimalismo es en el movimiento artístico, el cual está basado en un estilo que utiliza elementos mínimos y básicos como colores puros y formas geométricas simples. Conceptualmente el minimalismo se refiere a cualquier cosa que haya sido reducida a lo escencial, despojada de los elementos sobrantes, en diseño y arquitectura también hay muchos referentes, uno que justamente une estas dos disciplinas es alemán Mies Van der Rohe, de quién quizás conozcan la frase “menos es más”.

20140308165834-sell__4__70x50cm_acrilic_on_paper_2013
Artista: Shingo Oe – Minimalismo abstracto japonés

En arquitectura en minimalismo centra su atención en las formas puras y simples, le da gran importancia al espacio y a los materiales ecológicos y le asigna importancia al todo sobre las partes. También encontramos referentes de minimalismo en la música y la moda.

Cómo aplicamos esto a un estilo de vida?

Mucha gente esta comenzando a buscar la felicidad a través de un estilo de vida más sencillo, disminuyendo la obsesión por lo material, por los compromisos, e invirtiendo mas en el crecimiento personal y en disfrutar el presente. Es una filosofía de vida que prioriza los valores y experiencias por encima de las pertenencias mediante la reducción de las distracciones.

Y no se trata de que tengas que despojarte de todo y vivir como un monje, aunque una vez que empezás a deshacerte de cosas y ves lo disfrutable que es vivir con poco empezás a encontrar cada vez más de lo que podés prescindir. También se trata de eliminar algo antes de comprar algo nuevo, por ejemplo terminar de comer todas las cosas que hay en la heladera o en la alacena antes de comprar cosas nuevas.

9c8b2975f59ca78608bc9093d15fe363

Hace poco tuve la experiencia en mi casa de sufrir de una invasión de polillas que se metieron en todos mis alimentos secos: arroz, semillas, harinas, porotos, etc. Al principio sentí mucha rabia por tener que tirar al compost tanta comida. Pero luego me dí cuenta que esas polillas venían a comunicarme algo: estaba acumulando más comida que la que consumía. Así empecé a comprar menos cosas e intentar consumirlas en la semana. También empecé a guardar todo en frascos de vidrio para tener la comida a la vista (en las bolsas se suelen olvidar).

Demasiadas distracciones

Actualmente nos distraemos con mucha facilidad, hay demasiada información disponible y muchísimas posibilidades y cosas para hacer, lo cual no quiere decir que eso sea algo malo en sí, está buenísimo todas las posibilidades que ofrece internet por ejemplo, pero esta bueno aprender a sacarle el máximo provecho sin que nos sature ni nos absorba la energía, nadie nunca nos enseñó a administrar nuestro tiempo frente a tanta distracciones porque justamente es algo nuevo, algo propio de nuestro tiempo que unos años antes no sucedía.

El ritmo de vida cambia demasiado rápido y de repente arrastramos costumbres de nuestros padres o abuelos que ya no son tan funcionales en la actualidad, no quiere decir que haya que descartar todo lo que nos enseñaron pero sí se puede tomar lo mejor y reformularlo.

5_-salc2ben-casa-de-la-troya
Las casas/museo

Antes sucedía que tener muchas cosas en una casa era símbolo de abundancia, de riqueza, cuanto mas grande era la casa más rica era la familia, en el comedor solía haber un armario con vajilla a la vista o en las habitaciones las mujeres tenían una cómoda llena deperfumes y joyas, era algo así como una casa/museo. Hoy en día esto ya no es tan así, si bien sigue habiendo un apego por lo material la forma de mostrarle al mundo que existimos es otra, puede ser discutible el hecho que subamos fotos a las redes sociales de todo lo que hacemos, pero en esas fotos se encuentran representadas nuestras experiencias, nuestros viajes, que hacen nuestras mascotas o hijos, lo que cocinamos, esto nos muestra que está empezando a haber un movimiento hacia el valor de las experiencias, más allá de que el movimiento aún no es total.

8bf4b7ce2e21d67ce5dfecb8b099626e
El diseño minimalista le da mucha importancia a los espacios vacíos.

 

Cómo empezar a reducir?

Hay cosas simples que ya mismo podés empezar a pensar, por ejemplo, cuántas personas viven en tu casa o la frecuentan y cuántos platos y vasos o tazas hay? Arrastramos a veces costumbres como tener más de un tipo de vajilla, muchísimos cubiertos, la hielera, nosecuantas bandejas y un montón de cosas más para familias muy numerosas, si te pasa algo parecido podés preguntarte, realmente voy a usar todo esto? Hace cuánto no lo uso? O, para qué tengo más de una espátula? No solo te va a ahorrar espacio sino que va a ser más comodo de encontrar y guardar todo, y además vas a acumular menos cosas para lavar, si son dos personas en la casa, tenés 4 platos, sabés que más que eso no podés ensuciar. Si tenés 20 vasos probablemente los uses todos hasta que no te quede otra que ponerte a limpiar.

0a1fe526feb653a465abd802806641be

Que se puede hacer con esas cosas? Regalarlo, reciclarlo, venderlo o donarlo (En Uruguay la gente de Emaus viene a buscar a tu casa las donaciones, o sino está este grupo de Facebook que es genial), pero partir de la idea de que todas las cosas deberían estar en movimiento, porque sino es energía estancada, son cosas que se van a estropear con el paso del tiempo, y si uno no lo esta usando es porque probablemente otra persona las necesite. Además tener menos cosas te permite vivir de manera más eficiente ya que encontrás todo más rápido y desperdiciás menos recursos.

Una pregunta que nos podemos hacer si tenemos dudas sobre algo es: Si tuvieramos que invertir dinero para tener esta cosa en nuestra casa, lo haríamos? Si la respuesta es no, entonces probablemente ese objeto se tenga que ir de nuestra casa.

Se trata de encontrar la felicidad en nosotros mismos en vez de en nuestras posesiones.

Los minimalistas proponen un camino diferente, se puede ser feliz y tener una vida coherente, podemos enfocarnos en lo que realmente nos importa y nos hace sentir plenos, eliminar las distracciones y las cosas que no necesitamos y también tener la energía para ofrecer lo mejor de nosotros mismos a los demás.

En mi casa empecé a hacer este ejercicio y cada vez saco más cosas. Un día me decidí y saqué las cosas del placard que tenía guardadas “por las dudas” las cosas más nuevas las llevé a un second hand a venderlas, las más usadas las doné, tenía varias frazadas y sábanas, dejé una cosa extra de cada una y regalé el resto.

También me encantan los libros y tengo una biblioteca que vengo acumulando hace años con mucho orgullo, pero la mayoría sólo estaban para juntar polvo. Tenía libros y fotocopias de cosas que estudié que ya no usaba más, así que lo doné a la biblioteca de la facultad, también tenía muchos libros que nunca pude terminar de leer, o que ya había leído y no iba a volver a leer, así que los regalé todos a un hostel. En la calle Tristán Narvaja (Montevideo) hay muchas librerías que compran o canjean libros. También ayuda mucho digitalizar documentos.

Para empezar, te dejo 5 cosas de las que puedes deshacerte hoy mismo. Recuerda: rodéate de cosas que te hagan felíz!

cabecera-04

Guardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s